Cuatro palabras y un concepto: Esfuerzo, sacrificio, motivación, placer y talentos múltiples.

Una de las creencias más difundidas y desalentadoras que conozco es aquella que sostiene que nada se logra sin esfuerzo.

El poder desalentador de la expresión “nada se logra sin esfuerzo” reside en el significado que suele atribuirse a la palabra esfuerzo.

El  Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española define el siguiente significado para “Esfuerzo” en su primera acepción: “Empleo enérgico de la fuerza física contra algún impulso o resistencia“.

Aquí aparece la primera afinidad con el término “Sacrificio” del cual elijo la quinta acepción del citado Diccionario: “Peligro o trabajo graves a que se somete una persona“.

Es decir que para lograr algo hay que sufrir.

Sin ninguna duda todos hemos experimentado sufrimientos al esforzarnos en el logro de alguna cosa. Este sufrimiento es el que nos lleva a asimilar esfuerzo con sacrificio.

Sin embargo voy a proponer una ecuación:  Sacrificio = Esfuerzo + Sufrimiento.

Si realizamos un esfuerzo que nos produce sufrimiento, es porque al hacerlo estamos sacrificando algo.

Lo primero que sacrificamos al sufrir es el placer.

Cuando hacemos algo que nos gusta hacer, en cambio, experimentamos placer y solemos decir que no nos cuesta esfuerzo hacerlo.

Esto sucede cuando hacemos algo que satisface nuestra vocación o que nos permite expresar nuestro talento, permitiéndonos producir un resultado deseado.

Sin embargo si observamos a alguien con talento o vocación para determinada actividad podemos percibir claramente que realiza esfuerzos notables aún cuando no parece hallar obstáculo o sufrimiento en ello.

Esto es porque la persona que observamos está motivada, encuentra placer en la prosecución de su objetivo.

Volvamos ahora a la frase inicial “Nada se logra sin esfuerzo”.

Es verdad, pero no es cierta la versión fantasma que recorre su sentido usual:  “Nada se logra sin sacrificio”.

El sacrificio se hace presente cuando resignamos(scrificamos)  el uso de nuestro talento natural, de nuestros principios, de nuestra vocación en procura de algún objetivo cuya obtención está obstaculizada por algo o alguien que no responde a ellos.

Por ejemplo un jefe, por ejemplo los principios o valores de una organización que nos emplea y que no compartimos, por ejemplo la necesidad de satisfacer el objetivo de otros para poder ser remunerados.

Creemos en el valor de múltiples talentos, diferentes, muchas veces, a los necesarios para la consecución de objetivos ajenos.

Si aplicamos esfuerzo a torcer nuestra naturaleza esencial, no solo nos infligimos dolor sino que nuestra performance estará lejos de ser óptima, nuestra insatisfacción dificultará que pongamos entrega y pasión en lo que hacemos y tendremos una típica situacion “perder perder” en la que ninguna de dos partes en juego obtiene beneficios.

¿Cual es entonces la manera óptima, aquella que establece una relación “ganar ganar“?

Aquella en la que podemos ejercer nuestro mejor talento, nuestra vocación, nuestra habilidad destacada y placentera.

¿Porqué deberíamos hacerlo así? Porque de ese modo estaré aportando mi esfuerzo a transformar lo inerte en lo vivo lo basto en lo elaborado, lo despojado en lo rico. Forzarnos a hacerlo de otro modo nos lleva al sacrificio de lo mejor de nosostros mismos. Nuestros múltiples talentos, nuestras diversidades.

Cuando nos digan que ciertos rasgos de carácter, edad, cultura, visión o habilidades no són útiles para alguna tarea o alguna organización, estaremos ante una tarea o una organización incompletas, acotadas, limitadas, restringidas. Sacrificadas.

No scrifiquemos el inmenso valor de de cabida a los múltiples talentos que encontramos en todo grupo humano, el crativo, el visionario, el metódico, el detallista, el creativo, el que exahustivamente labora una camino hasta su completamiento o aquel otro que constantemente busca rumbos nuevos a ser laborados.

Sin unos y otros nada puede hacerse que valga lo suficiente, que satisfaga más plenamente a cada uno y que aporte sinérgicamente lo mejor de cada instrumento e intérprete como en un ensamble musical de instrumentos diversos.

Experimentemos una pequeña y magnifica muestra de múltiples talentos en juego.

http://www.youtube.com/watch?v=zFIHAHkm52w

Anuncios

Un comentario en “Cuatro palabras y un concepto: Esfuerzo, sacrificio, motivación, placer y talentos múltiples.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s